Monasterio de San Ginés de la Jara, mentiras a cambio de votos

0

Escribo este artículo molesta por las dos noticias aparecidas en la prensa regional escrita ayer. Duele que se haga, además, el día que se celebra la onomástica de San Ginés de la Jara y, para rematar el día, un burdo intento del Sr. Diego Ortega, en la prensa digital, de desacreditar a MC Cartagena.

En la primera noticia, la Dirección General de Bienes Culturales de la Comunidad Autónoma advierte de la “ruina técnica” en varios edificios del monasterio de San Ginés de la Jara. Se pone “duro” el organismo regional “reiterando” a la mercantil, Hansa Urbana, su deber de consolidación por tratarse de elementos protegidos y anuncia que en el mes de septiembre dos técnicos del organismo regional visitarán el monumento para comprobar su estado y determinar si es posible la visita pública al mismo.

La segunda noticia tiene como protagonista a Noelia Arroyo, flamante Vicealcaldesa y otrora Consejera de Cultura. Ella nos hace saber, inmersa en un intenso éxtasis, que los técnicos del ayuntamiento y los de la Comunidad han requerido visitar el BIC para determinar su estado y aplicar la ley de patrimonio en cuanto a la visita pública que marca la ley.

¡Qué buenas noticias! ¡Qué descanso tener importantes políticos interesados en recuperar el Monasterio de San Ginés y devolverlo a la ciudadanía con todo su esplendor! Publico este artículo para desenmascarar a los que se aprovechan de la buena fe de las personas y venden humo a través de la prensa sin más intención que justificar sus emolumentos alardeando de que están dedicados en cuerpo y alma al “servicio público”.

Para ello debemos remontarnos a octubre de 2005, fecha en la que la Dirección General aprueba el proyecto básico de restauración del Monasterio de San Ginés de la Jara, que estaba arrendado a otra mercantil. En Mayo de 2006 se presenta el proyecto de actuación en la zona que permite construir Novo Carthago, proyecto que incluye el compromiso de restauración del Monasterio. En junio de 2006, la Dirección General de Cultura aprueba el proyecto de ejecución de las obras en el BIC y el 4 de abril de 2007 la Gerencia municipal de urbanismo aprueba la licencia de obras para comenzar las obras de restauración con la salvedad de que el proyecto presentado y aprobado en cultura se “considera una primera fase sobre el conjunto monumental, siendo objeto de una posterior actuación que se recogerá un nuevo proyecto que deberá someterse al preceptivo informe de cultura , el tratamiento del resto de las partes que integran el BIC, a saber, casas de labradores, hospedería, huerto, garitas, alberca y cerca o muro defensivo”.

Ya empieza a resultar “curioso” que en el caso del Monasterio no se exija a la mercantil un plan director de todo el conjunto monumental por parte de la Dirección General de Cultura y que se conforme con un proyecto que sólo incluye el edificio monacal. Cuestión ésta que tuvo sus “más y sus menos” cuando empezaron los problemas con el proyecto de construcción de Novo Carthago, puesto que la mercantil sólo admitía haberse comprometido a restaurar el edificio del monasterio y no el resto de elementos del conjunto.

Obviaré, para no alargarme aunque también viene al caso, entrar en profundidad en el tema del eremitorio del Miral, puesto que tres de sus ermitas eran ya partes del BIC del monasterio tras su declaración en 1992. Sólo señalaré que los políticos murcianos “perdieron” la oportunidad de requerir a Portman Golf una intervención ya en 2007, puesto que por esas fechas ya se encontraban en una más que evidente ruina técnica. Sin embargo, esperaron pacientemente nuestros políticos locales y autonómicos, a 2014, tras una denuncia de Movimiento Ciudadano, para reaccionar y que, tras una resolución urgente, la mercantil mantiene parada la obra cuatro años. ¿Ruina técnica?

El día 23 de diciembre de 2015, la que subscribe y la Plataforma Virgen de la Caridad, presentaron escrito a la Directora General (María Comas Gabarrón) con Noelia Arroyo ocupando el cargo de Consejera de Cultura para que, una vez finalizadas las obras de consolidación de la Almazara del Monasterio (primer picoteo puesto que requirió un proyecto específico, lo que paralizó las obras en el BIC) se procediera a la consolidación del resto de casas de labranza. Edificios auxiliares, que bajo ningún concepto pueden ser demolidos puesto que son BIC y su estado de ruina técnica se debe a la falta de conservación del propietario.

En febrero de 2016 el organismo regional nos hace saber que se ha dado un mes de plazo a la mercantil para que remita proyecto sobre esas viviendas auxiliares para su autorización por el organismo regional.

En junio de 2016 la asociación Daphne recrimina a la Dirección General que las obras de consolidación en el monasterio se están haciendo con “cuenta gotas” y les recuerda que sigue pendiente desde diciembre de 2015 la consolidación de las viviendas auxiliares y la Iglesia del monasterio.

En el curso del expediente solicitamos varias veces la visita pública al BIC incidiendo en que la rehabilitación del monasterio debiera alcanzar el punto en el que ésta fuera posible. ¿Viene ahora Noelia Arroyo, que ha sido Consejera de la CARM, a vendernos la buena nueva?

Solamente durante los años 2016-2017, estando en el gobierno MC se logró la continuidad de las obras de rehabilitación. Durante esos años, además, el Ayuntamiento ganó una demanda a Hansa basándose en el incumplimiento de las condiciones del convenio urbanístico, que Hansa consideraba accesorias pero el TSJ lo negó. Una vez desalojados los concejales de MC del gobierno municipal, en septiembre de 2018, la mercantil Hansa Urbana, abandona las obras de rehabilitación del monasterio anunciando que, toman esa decisión, porque el Ayuntamiento, ahora en manos exclusivas, de Castejón les bloquea el trámite de la nueva reparcelación de los terrenos. Aquí hemos de recordar que el Ayuntamiento de Cartagena adquirió la propiedad en base al proyecto de reparcelación de 2007, anulado por la sentencia del TSJ de 2013 que devolvió la propiedad a la mercantil.

La política de la palabra hueca sale en la prensa ayer diciendo que su intención es obligar a la mercantil a recuperar las casas de labradores, obviando que han dejado marchar a la mercantil sin consolidar la iglesia del Monasterio. Y lo que es más triste, se vanaglorian de sus “intenciones” cuando ya en el año 2007 debieron exigir a la mercantil un plan director de la totalidad del BIC y ni se molestaron. Pero… ¡Corría prisa Novo Carthago!

En enero de 2019, esta ciudadana volvió a requerir la consolidación de la iglesia y las casas de labradores. En abril, ante el silencio de la administración regional, recurrí en alzada a la consejería y la semana pasada queja en el Defensor del pueblo nacional exigiendo el cumplimiento de la legislación vigente apoyada por el oficio de María Comas Gabarrón.
La realidad es que en el monumento han trabajado picoteando como hacen las gallinas y sin el más mínimo interés por el único monasterio medieval de la región. Ellos tratan de vender una imagen técnica impoluta que un somero vistazo a los expedientes se encarga de ensombrecer.

Lamento que lo hicieran el día de la Romería y, precisamente, el día en que ésta romería (posiblemente la más antigua de España) saliera a la calle como Bien de Interés inmaterial por primera vez. Un trabajo de documentación realizado también por colectivos de defensa del patrimonio.

¿En manos de quien está nuestro patrimonio? Invito a cualquier periodista a ver los expedientes de la Catedral de Cartagena, el Monasterio de San Ginés de la Jara, los eremitorios del miral, los molinos de viento, etc. Sólo con la documentación, que tenemos a nuestra disposición, se podrá algún día valorar el verdadero trabajo de asociaciones y colectivos que luchan, día a día, por dar una oportunidad a nuestro patrimonio.

PD. No voy a pedir disculpas, Sr. Ortega, todo lo que aquí escribo es la verdad documentada además.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here