La Manga, Antonio Bonet y Docomomo

0

«El propósito que dio origen a Docomomo fue estudiar y documentar la arquitectura del movimiento moderno con el fin de lograr su reconocimiento como parte de nuestra cultura del siglo XX, su protección patrimonial y conservación.

Para ello ha sido indispensable detectar qué edificios constituyen este patrimonio, conocer las circunstancias que les dieron origen, documentar los proyectos que las generaron y evaluar sus condiciones actuales. Este trabajo constituye el Registro Docomomo Ibérico realizado en sucesivas fases. En una primera fase, general, se estableció un estado de la cuestión a través de los 166 edificios que se estimaron más representativos del periodo comprendido entre 1925 y 1965 en los territorios ibéricos. A partir de ahí, en sucesivas fases se han ido documentando las diferentes temáticas de la arquitectura moderna: industria, vivienda y equipamientos, hasta completar un registro que engloba unas 1.200 obras.

Estas labores de Registro debían complementarse con una discusión teórica, no sólo sobre las diferentes temáticas de los registros, sino también sobre otros aspectos, por su relevancia con relación al periodo estudiado o a la protección patrimonial y conservación de los edificios. Para ello, se vienen organizando desde 1997, seminarios y congresos bienales.

Estos trabajos han dado origen a diferentes publicaciones y exposiciones, indispensables a la divulgación y reconocimiento del patrimonio arquitectónico del siglo XX, tanto sobre el primer registro general finalizado en 1996, como los diferentes registros temáticos sobre industria, vivienda y equipamientos que se han ido realizando desde entonces. Junto con el archivo, las bases de datos que han generado, y las actas de los diferentes seminarios y congresos, estas publicaciones constituyen una documentación de indudable valor.”

Estos son los principios de la creación de Docomomo, cuyo prestigio esta fuera de toda duda.

Están haciendo un catálogo de Obras de Interés Arquitectónico, entregan a la obra Arquitectónica una placa, que los edificios suelen ponerla con orgullo en la entrada de los Edificios o conjuntos, como un dato de prestigio, de una obra de creación de reconocimiento y reputación.

En visitas a obras de mi padre tengo el orgullo de ver a la gente fotografiándose al lado de esas Placas, lo cual es todo un honor para mí.

Tienen de cada Edificio una ficha, con los planos, las fotos y el mantenimiento de la obra, para ser permanentemente consultada por los interesados de cualquier lugar del mundo.
Llegan dudas o preguntas extrañas sobre algún lugar y buscar la página de Docomomo es indispensable, como tener abierto un diccionario, o un atlas, tanto físicamente, como por Internet.

El Reconocimiento a estos Apartamentos que tanto recuerdo de mi época adolescente, es para mí toda una satisfacción, por el trabajo inmenso que hay detrás de toda obra de mi padre, y más en las que la vista poco educada en ver paisaje y arquitectura, parece tan fácil.

Eso en la creación del hábitat humano es muy complicado, el hacer surgir de la ladera de unas colinas unos edificios, de una manera tan poco ostentosos, de manera “natural” es el producto de mucho trabajo.

De alguna manera está inspirado en el trabajo que hacen los agricultores, trabajando las laderas, creando plataformas, donde poder trabajar.

Buscando la luz, buscando el agua, y su aprovechamiento, huyendo del calor, buscando a la naturaleza como aliada y no como enemigo y cumpliendo sus reglas, aprendiendo de toda la cultura cultura popular de los pueblos sin arquitectos, y pasándola por el cedazo, tamiz y criba de toda la ciencia y cultura del Siglo XX, nunca olvidada, son sus cimientos mas profundos, pero dispuesto a crear nuevas formas, basadas en formas nuevas, techos con forma de tejas, intercalando las partes más abiertas, con las más cerradas. Creando horizontalidades que afecten lo menos posibles los paisajes naturales, que queden medio escondidos, utilizando siempre los materiales del lugar.

Creo que en toda la Zona de La Manga del Mar Menor, podemos estar orgullosos que hayan recibido esta distinción ya cinco conjuntos creados por mi padre.
El Edificio Babilonia, los Apartamentos Malaret,  el Conjunto Hexagonal, el Club Náutico Dos Mares, el Conjunto de Apartamentos del Golf de La Manga,  y dos conjuntos que no son de mi padre, pero sí de la gran arquitectura: Conjunto de Bungalows de José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún 1964-1966

Después de este reconocimiento a la arquitectura, quiero expresaros mi dolor, mi pesar, por sentarme ten golpeada como vosotros con las imágenes tan terribles, que vemos de nuestro querido Mar Menor, del que tanto hemos disfrutado y que aunque no podamos estar con vosotros en vuestras movilizaciones, esperamos que se pueda llegar, en manos de los científicos, de los especialistas la mejor solución, la más rápida, pero con criterios de futuro y no de poner parches, sino intentar ser lo más eficientes y podamos seguir bañándonos, ver sus aguas llenas de peces y vida marina, y que aprendamos a cuidarlo como se merece.

Un abrazo muy grande a todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here