El molino de viento de las Salinas de Marchamalo, incluido en la Lista Roja del Patrimonio nacional

0
Imagen publicada por Diario de La Manga en 2015 donde se observa el completo estado de abandono del molino de viento de las Salinas de Marchamalo / JLD

El abandonado molino de viento de las Salinas de Marchamalo figura, desde el pasado 2 de enero, como Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento (21936/2009 nº inv 160765) e incluido en la Lista Roja del Patrimonio, una iniciativa de Hispania Nostra que busca proteger los monumentos más significativos de la Comarca.

La decisión de proteger este molino se basa en ser “el único molino de viento de moler sal que se conserva en la Región y uno de los pocos existentes en España”.

En origen era un molino de viento, con las típicas velas latinas características del Campo de Cartagena. Hacia la segunda mitad del siglo XX, y coincidiendo con el progreso y modernización industrial de la época, le fue adaptado un motor eléctrico que hizo inútil su antiguo funcionamiento eólico.

Hispania Nostra recuerda que a su lado se encuentra el edificio de oficinas, una “espléndida obra modernista del arquitecto Vicente Ros” reflejo de la pujanza económica de las salinas.

La baja productividad de las salinas y la especulación inmobiliaria llevó a la empresa que finalmente las explotaba (Salinas de La Manga, S.L.) a cerrarlas y a abandonar toda la instalación y el espacio natural a su completa suerte “sin que las tímidas iniciativas de la Comunidad Autónoma hayan hecho nada por su conservación”.

El citado monumento queda datado entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Actualmente conserva parte de los alzados de su característica forma troncocónica. En su entorno también se conservan muy maltrechos las diferentes edificaciones dedicadas al almacenamiento y el proceso industrial que llevaba a cabo la antigua Salinera Catalana, S.A. en este lugar.

Este conjunto arquitectónico se encuentra en el Espacio Natural de las Salinas de Marchamalo integrado en la Red Natura 2000.

En ruinas

Actualmente, y según Hispania Nostra, el estado del molino es de completo abandono y ruina con “peligro de colapso completo”.

El molino, al que ya se le había retirado el chapitel y las velas cuando se electrificó, ha perdido por completo la cubierta y muy buena parte de los alzados, y actualmente presenta un grave riesgo de derrumbe completo, a juzgar por la gran grieta vertical que presenta. Contribuye a ello la pérdida de volumen de la fábrica de sus muros.

El resto de los edificios del entorno (de protección) presentan igual estado de abandono. Puertas y ventanas abiertas, bajantes obstruidas y cubiertas hundidas o próximas a hundirse.

Es también objeto de actos vandálicos frecuentemente, ya que el vallado es por completo insuficiente.

Según señala esta organización que lucha por la protección del Patrimonio histórico nacional “la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales de la Región de Murcia es plenamente conocedora el inminente peligro de desaparición de este singular edificio, así como la desidia y el abandono de los edificios de su contexto, que tienen grado de protección en el PGOU del municipio de Cartagena”.

Diario de La Manga realizó un amplio reportaje fotográfico en 2015 denunciando la situación crítica en la que se encontraba todo el conjunto arquitectónico y de la que se ha hecho eco Hispania Nostra en su documento de presentación para su preservación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here