Retorno

0
Juan Tomás Frutos. / H. ROMERO

La amistad nos conecta
a la paz,a compartir lo poco y lo mucho
sin mirar paridades.

Lo espontáneo y auténtico
tiene futuro.
Lo demás es irrelevante.
Nos sabemos
en la experiencia del cariño.

Solo queda el amor.
Nos dejamos encontrar
desde esa perspectiva
en cualquier esquina,
que convertimos en hogar.
Vamos bien.

No necesitamos nada más esencial
que a nosotros mismos
en la cosecha abonada y mojada,
en ese orden y en otros más dispersos.

Nos hacemos felices
en el afán mayúsculo,
en ése que despierta
cuando todo parece dormido.

Nos debemos conducir
con respeto y decoro
para arribar a ese medio plazo
que libera el corazón.

Nos emplazamos
en un ansia que propone
comer y seguir
en pos de la libertad
que provoca ocasiones,
que se darán siempre,
aunque no lo parezcan.

Los sentimientos nos definen
por existencia o ausencia.
Es fundamental fomentarlos
incluso por la cuestión objetiva
de que provocan bienestar.

Lo ideal es que vayamos sin prisa,
lentamente, sin la locura
de coger todo alrededor.

La madurez en la fruta
es lo que genera mejor sabor.
Tenerlo presente
es un buen auto-consejo,
como también lo es
el optimismo, la sonrisa,
las habilidades y la generosidad.

Lo normal siempre
es que todo retorne.

Y va.

Juan Tomás Frutos.

Juan Tomás Frutos
Juan Tomás Frutos, doctor en Periodismo y Pedagogía, trabaja desde hace veinticinco años en los informativos regionales RTVE. Ha sido presidente de la Asociación de la Prensa de Murcia, decano del Colegio de Periodistas y vicepresidente de la Asociación de Cronistas de Pedanías y Diputaciones de la Región, cargo este último que mantiene en la actualidad. Además, es Presidente del Círculo de Historia y Cultura de Murcia y dirige la revista literaria “Letras de Parnaso”. En 2015 ha recibido el Escudo de Oro de la Unión de Escritores de España. Entre sus muchas obras destacan “Confesiones a Stella”, “Implicaciones”, “Comunicando sin claves”, “Sensaciones mediáticas” o “Brumas de dicha y soledad”, amén de varios libros sobre Periodismo y Televisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here