10 consejos para mantener la gripe a raya

0
Con estos 10 consejos, conseguirás mantener la gripe (o sus síntomas) a raya.
Con estos 10 consejos, conseguirás mantener la gripe (o sus síntomas) a raya. / J. GATHANY

El caluroso invierno de este año en el Mar Menor, deja paso a una turbulenta primavera, con cambios bruscos de temperatura, lluvia y viento, que hacen que tengamos más predisposición a padecer la temida gripe. Este año, esa alteración estacional de las temperaturas ha desplazado la epidemia de gripe a meses atípicos como Febrero y Marzo, algo inusual, según reconoce la propia Agencia de Salud Publica española. A estas condiciones climáticas hay que sumar  el aumento de la incidencia de la conocida como “gripe A”,  que aunque similar en síntomas, esta última es mucho más agresiva, sobre todo con las personas más vulnerables, los inmunodeprimidos (con pocas defensas), los ancianos y los niños.

El espectro del “Cuadro Gripal” de este año, incluye a 3 virus respiratorios que van a condicionar la clínica. El primero, el virus del resfriado común, que afecta principalmente a la nariz y a la garganta, suele ser más leve y durar entre 3-5 días. El segundo, la gripe común o influenza B, este año muy escaso gracias a la vacunación efectiva. Y el tercero, la gripe A o influenza A (H1N1), con síntomas principalmente de vías respiratorias altas y malestar general.

Es por ello, que para que podáis disfrutar de una Semana Santa en un lugar paradisíaco como el nuestro, os damos una serie de consejos para evitar el contagio, y si ya has cogido la gripe, te enseñamos a paliar sus síntomas.

1.- Vacúnate

Sin duda el pilar fundamental para evitar el contagio de esta enfermedad. Según los datos recogidos por la Agencia de Salud Publica el 96% de los casos de gripe graves que han precisado hospitalización, presentaban factores de riesgo (cardiopatías, obesidad, diabetes u otras dolencias crónicas) y el 90% no estaban vacunados. Para este año ya es tarde, pero si padeces una patología crónica, la vacunación evitará en gran medida un posible contagio, y en el caso de padecerla, será de menor intensidad y duración.

2.- Mantén una buena higiene

Una de las medidas más sencillas y más efectivas para prevenir los resfriados y las gripes es lavarse las manos cuidadosa y frecuentemente. Esto reduce la proliferación del virus del resfriado o de la gripe en espacios o superficies comunes. Puedes usar un desinfectante de manos (solución hidroalcohólica) si no puedes encontrar jabón ni agua. El resfriado y la gripe son muy contagiosos y generalmente se transmiten donde se congregan muchas personas. Alejarte de las multitudes o de los lugares saturados puede reducir tu riesgo de contraer cualquier virus. Así mismo, se puede trasmitir rápidamente en las superficies y en los espacios compartidos, especialmente en los baños y en las cocinas, por lo que desinfectar estas áreas puede prevenir la transmisión del virus, sobre todo si se hace con limpiadores adecuados.

3.- Hidrátate de forma adecuada

Bebe suficiente líquido para reemplazar los que has eliminado a través de la fiebre o de la producción de moco, ya que mantenerte hidratado puede hacerte sentir mejor y reducir el riesgo de que la enfermedad empeore. Son preferibles bebida tipo agua, caldos, etc, evitando aquellas que contengan cafeína, incluidos el café y el té, ya que pueden deshidratarte y agravar los síntomas.

4.- Fortalece tu sistema inmunitario

A pesar de los mitos populares que respaldan lo contrario, no hay mucha evidencia científica de que tomar vitamina C pueda prevenir un resfriado o atacarlo desde la raíz, pero sin embargo, la alimentación es un factor muy importante para el sistema inmunológico. Siguiendo unos consejos alimentarios sencillos nos cargaremos de energía para afrontar la posible infección. Una dieta baja en grasas y rica en vitaminas A, C, D, E, hierro y zinc, refuerza el sistema inmunológico natural, dificultando a los virus que toman contacto con nuestro cuerpo producir la temida infección.

5.- Evita el contacto con personas enfermas

Parece de perogrullo, pero es una de las medidas más eficaces de prevención. Trata de evitar la cercanía o el contacto prolongado con alguien que sepas que tiene un resfriado o que muestre los síntomas de un resfriado. Esto puede impedir que cualquier virus invada tu organismo y haga que te enfermes. Actualmente los servicios hospitalarios de urgencias están muy visitados por enfermos con gripe, por lo que debe evitar acudir de forma innecesaria a los servicios de urgencias, su médico de Atención Primaria, puede ser de gran ayuda.

6.- Cuídate durante los primeros síntomas

Los primeros síntomas de la gripe, suelen ser tos, moco, expectoración, dolor de garganta y mialgias (molestias musculares difusas), se puede acompañar de fiebre los primeros días, por lo que debes eliminar o reducir el alcohol y el tabaco ya pueden empeorar la gripe. Además, al limitar estos productos puede reducir la duración de los síntomas y ayudar a prevenir las complicaciones.

7.- Algunos remedios naturales pueden ayudarte a controlar los síntomas

Son muchos los remedios caseros para el catarro y la gripe que se han demostrado científicamente que funcionan muy bien controlando los síntomas de la enfermedad.  Tomar sopa de pollo puede ayudarte a atacar un resfriado desde la raíz o a reducir los síntomas del resfriado y de la gripe. Es muy útil para aliviar la congestión que acompaña al resfriado y a la gripe y puede prevenir la deshidratación. Toma en cuenta que la sopa de pollo actúa como un antiinflamatorio en el organismo aumentando temporalmente el movimiento del moco a través de la nariz, lo que a su vez disminuye el tiempo que el virus está en la mucosa de la nariz.

Hacer gárgaras con una solución salina sencilla puede aliviar el dolor de garganta. Si bien los beneficios son temporales, puedes usarlo como remedio tanto como lo necesites para combatir la inflamación.  Disuelve 1/2 cucharadita de sal en un vaso de 250 ml de agua tibia para hacer la solución salina. Haz gárgaras con la boca llena de agua salada durante 30 segundos por lo menos 2 veces al día. Las infusiones con jengibre, limón y miel, también pueden ayudar a controlar los síntomas de la gripe.

8.- Descansa bien

Duerme al menos 8 horas cada noche y toma siestas. Esto puede ayudar a tu sistema inmunitario a combatir cualquier virus del resfriado o de la gripe en desarrollo. Si lo haces en una habitación cómoda, tibia y ligeramente húmeda podrás aliviar la congestión y la tos.

9.- Analgésicos, antihistamínicos y antitusígenos

Sin duda, los procesos gripales son la causa del mayor consumo de medicamentos sin prescripción facultativa más importantes en nuestro medio. Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que “no hay nada que quite la gripe, solo sus síntomas”, así que si presentáis muchas molestias podéis tomar analgésicos de forma ocasional. Hay que tener en cuenta que muchos preparados para los cuadros gripales contienen mezclas de compuestos que pueden producir efectos secundarios o interferencia con otros fármacos que consuma. Consulte con su farmacéutico en el caso de tener alguna duda, y recuerde que es un proceso autolimitado.

10.- Tu médico puede ayudarte

Recordad, aunque la gripe por si misma no es una enfermedad grave, en pacientes con factores de riesgo, enfermos crónicos, etc, puede ser una enfermedad muy grave, sobre todo en los pacientes con enfermedades respiratorias, por lo que el médico del Centro de Salud, puede ser tu gran aliado si te encuentras en esta situación.

Espero que estos consejos os protejan de la insidiosa “gripe primaveral” y que podáis disfrutar de nuestro entorno privilegiado en una época del año especialmente maravillosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here