Carreteras y accidentes de tráfico en Cabo de Palos en los años veinte

0
Anuncio publicado en la prensa regional de la época con el último modelo de coche para particulares: el Oldsmobile / JLD

El 13 de agosto de 1925, y bajo el título “Nuestras carreteras son una vergüenza”, la prensa regional empieza a hacerse eco del mal estado de las comunicaciones por tierra con Cabo de Palos.

La queja va dirigida a Obras Públicas que “se ha propuesto llevar llevar la contraria en todo cuanto el pueblo demanda y solicita”.

“Un ruego que envuelve una queja de todos los veraneantes de Cabo de Palos y que, a su vez, encierra un fondo de demanda de justicia. La carretera de Los Blancos, carretera de primer orden que construyó el Estado hace unos cuantos años, haciéndose también cargo, claro está, de su conservación, comienza a sufrir ya los embates del mayor de los descuidos por parte de sus guardadores y el no escaso desvío por parte de los inspectores de Obras públicas, los cuales desoyen las llamadas de su deber y consienten que una de las mejores carreteras de la provincia vaya convirtiéndose poco menos que en una intransitable faja de terreno con más cariz de barranco que de camino real”.

“Mucho nos extraña esta necesidad que se acentúa por cada un día que transcurre, toda vez que los más directos encargados de velar por la conservación del buen uso de esta carretera han veraneado siempre en estas playas. Pero más nos extrañaría que, después de escuchar nuestra queja, la cual es súplica de todos los veraneantes, la unión de Cabo de Palos con la estación de Los Blancos continuará entorpeciéndose por el alejamiento a que los llevaría el desagradable estado de la carretera”.

“¿Verdad señor gobernador que estas carreteras son una vergüenza para Murcia y una enorme molestia para los que se ven en la precisión de viajar por ellas?”

Dos años más tarde Obras Públicas encuentra una solución en la crisis minera: el Estado relanza la construcción de carreteras para paliar el fuerte aumento de parados en la comarca publicando una Real Orden, el 10 de febrero de 1927, para construir los siguientes caminos vecinales usando como mano de obra los mineros en paro…

“El que partiendo de la carretera de La Unión al Rincón de San Ginés, en la Esperanza, enlace con la carretera de Cabo de Palos al Albujón en el Sabinar, pasando por La Unión, Descargador, Llano del Beal, Estrecho de San Ginés y Los Blancos.

Esta resolución al par que beneficia extraordinariamente las comunicaciones de pueblos importantes de esta provincia, viene a resolver en parte la grave crisis obrera producida por la paralización de las explotaciones mineras de la zona que afecta a esos caminos”.

En una breve reseña publicada el 12 de abril de este año se puede conocer el nombre de los contratistas a quienes se les asignó las obras:

  • Carretera Cartagena-Mazarrón: don Pedro Marín
  • Carretera Cabo de Palos-Albujón: don Ángel Martínez
  • Carretera La Unión-San Javier: don Luís Garay

“Se hace conocer el nombre de los contratistas para que los obreros sepan a quienes han de dirigirse en demanda de trabajo”.

Con fecha 25 de mayo la comisión permanente de la Diputación Provincial procede al pago del importe de las obras realizadas durante el mes de abril.

Según la citada comisión, las carreteras que enlazan La Unión y pueblos colindantes con la de Cabo de Palos-Albujón tuvieron un coste de 187.893’50 pesetas.

En el Archivo General de la Región de Murcia (AGRM) figuran los proyectos completos del camino vecinal F-42 (DIP 2614/6 de 1927) y F-39 (DIP 2612/2 de 1930).

En 1943 se diseñará el F-34 “…que partiendo del de San Javier al embarcadero de Lo Pagán, enlazará con la carretera de Cabo de Palos a El Albujón, en Los Belones, por Los Urrutias, Los Narejos y Los Nietos” (DIP 2606/1).

Accidentes de tráfico

El viernes 27 de julio de 1928 tuvo lugar un accidente en la carretera de El Algar a Cabo de Palos.

“A consecuencia de un falso viraje –relata la prensa– volcó un automóvil de servicio público, resultando herido de gravedad el conductor y levemente dos de los ocupantes. Estos fueron trasladados a sus domicilios. El conductor fue hospitalizado en La Unión”.

El año anterior la prensa ya se hacía eco de las quejas vecinales por la excesiva velocidad a la que iban los vehículos tanto por las carreteras como por el interior del poblado: “Varios señores veraneantes en Cabo de Palos se quejan de la velocidad excesiva con que penetran los automóviles en aquel poblado, constituyendo una amenaza constante para los transeúntes. Nos suplican elevemos su justa queja a la autoridad correspondiente a fin de que se corrijan esos ímpetus peligrosos de los corredores automovilistas.”

También tenemos documentado otro accidente de coche sucedido el 20 de diciembre de 1929 donde el hijo del torrero, encargado del faro, moría atropellado por una camioneta matrícula 5792 MU, en el interior del pueblo.

…el joven de 18 años de edad Manuel Gil Méndez iba montado en una bicicleta y al salir de una de las calles de dicho pueblo para tomar la carretera, tuvo la desgracia de chocar violentamente con la camioneta que conducía Ginés Valero Rubio, de 20 años de edad. Al encontronazo, el joven salió despedido de la bicicleta produciéndose heridas en todo el cuerpo y recibiendo un fuerte golpe en la nuca a consecuencia del cual murió en el acto.

El conductor ha sido detenido por la guardia civil del Rincón de San Ginés y puesto a disposición del Juzgado”.

Información extraída del libro “De Cabo de Palos a La Manga del Mar Menor. Del siglo XV al XX” 2ª Edición (Edlibrix, 2016).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here