El cisma de la Sociedad de Tiro Pichón de La Manga (I)

0
Imagen del plano original firmado por Rafael de La Joya de la Sociedad de Tiro Pichón de La Manga / DLM

Uno de los proyectos estrella de Tomás Maestre durante la primera etapa constructora fue el campo de la Sociedad de Tiro Pichón presentado el 1 de febrero de 1968.

Un complejo que acabaría enfrentando a su arquitecto con el propio promotor hasta el punto de ser una de las instalaciones con menor proyección en el tiempo.

El arquitecto, Rafael de la Joya Castro, presentaba en esa fecha los planos para su construcción (Proyecto 612 en los archivos personales de Tomás Maestre) compuesto, según la descripción técnica, de Edificio Principal, de Servicios e instalaciones deportivas.

El Edificio Principal, a su vez, se componía de “planta noble” y “planta baja”. En la primera, cubierta por pirámides de base cuadrada “consta de amplia escalera de acceso a un hall de entrada desde el cual, a la derecha entrando, se accede a la secretaría del club y a la biblioteca, y a la izquierda, en primer término a los aseos de señoras y caballeros y a la escalera de acceso a las dependencias del sótano… …y en segundo, y sucesivamente, a la sala de estar con un espacio dedicado a TV, al bar con su barra al fondo y al comedor en parte cubierto y en parte al exterior, con un porche protector. De frente entrando, se accede a una galería acristalada y cubierta que domina las pistas de tiro y que accede a terrazas protegidas por porches al mismo nivel.”

La segunda planta… “tiene un acceso desde el hall a un amplio almacén y a los vestuarios de señoras y caballeros. A través de ellos o directamente desde el parque, se accede a un amplio salón de billar y otros juegos. Finalmente, bajo la galería, frente a la entrada, se encuentra la armería”.

El Edificio de Servicios, por su parte consta de edificio “destinado al depósito de palomas, vivienda del guarda que consta de estar-comedor, cocina, aseo, tres dormitorios y patio jardín y vivienda para personal de las mismas características de la anterior”.

Por último las instalaciones deportivas se componen de “tres canchas reglamentarias de tiro de 1.700m2, una piscina olímpica rodeada de una terraza de 1.070m2 de superficie y servida por un bar, tres pistas de tenis reglamentarias y varias terrazas descubiertas y cubiertas”.

Sin embargo, ocho años más tarde la Sociedad de Tiro Pichón se enfrentó a un colosal cisma que acabó provocando la expulsión del propio Tomás Maestre de la entidad.

Las tensiones generadas desde el primer momento con el arquitecto del complejo estallaron en una reunión de la junta directiva de la Sociedad en abril de 1976.

Con la presencia de todos los miembros de la junta tuvo lugar el 1 de abril, a las ocho de la tarde, una trascendental reunión donde se dieron a conocer públicamente las numerosas irregularidades cometidas tanto en la construcción y financiación de las instalaciones como contra la persona de uno de los socios fundadores, y a la sazón arquitecto del complejo, Rafael de la Joya.

En la exposición de motivos se explica que Maestre decidió retirarle la categoría de “Socio de Honor” al arquitecto (privilegio que conservaba desde el 17 de junio de 1971) cosa que el afectado consideró “una vejación que podía ser motivo injurioso” ya que, según los estatutos, este cargo solo podía perderse por una actitud deshonrosa, algo que De la Joya sostenía que no se había producido.

Según De la Joya “se atreve [Maestre] de una forma descarada, en primer lugar a poner en duda la existencia del Diploma firmado por él mismo, poner en duda que ha venido figurando como tal en los distintos programas de tiradas y poner en duda que ha figurado como vocal de la Junta Directiva de dicha sociedad”.

El cisma de la Sociedad de Tiro Pichón de La Manga (y II)

(Información obtenida del libro «La Manga del Mar Menor. Principales proyectos y estructura societaria», de este autor. Edlibrix 2018).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here