1966: Torre Mangamar (de los millonarios)

0
Fotografía de la Torre Mangamar o Millonarios a mediados de los 70.
Fotografía de la Torre Mangamar o Millonarios a mediados de los 70. / ARCHIVO FOTOGRÁFICO

En septiembre de 1966 el arquitecto madrileño José Luis Magallón y Hurtado de Mendoza, por encargo de la comunidad de propietarios de la Torre Mangamar, constituida para la construcción de este edificio de viviendas, proyectó un edificio de 18 plantas en el Km 2,5 de La Manga del Mar Menor. En el Archivo Fotográfico La Manga del Mar Menor tenemos especial fijación por este gigante por su diseño y elegancia que se ha mantenido durante casi 50 años. Vamos a describir un poco cómo pensó el arquitecto el diseño de este edificio:

“El edificio está emplazado en un terreno situado entre la carretera, eje principal, que discurre por el centro de La Manga, y el Mar Menor; y dentro de este terreno a su vez, en la zona más próxima a dicho Mar, aunque, como la anchura de La Manga en la zona en que se edifica el inmueble es de unos 130 metros, los usuarios podrán disfrutar casi igualmente de la playas sobre el Mediterráneo. El tipo de vivienda pretende servir a familias normales en cuanto a número de personas, que deseen tener un lugar junto al Mar, no sólo en épocas de verano, sino en posibles estancias de vacaciones en temporadas de invierno. Por este motivo, prescindimos de la idea de un edificio de apartamentos de suficiente excesivamente reducida, encaminándonos hacia el programa tipo de 3 dormitorios principales y uno de servicio. De esta forma, la superficie media de vivienda es de unos 130 m².

Establecido esto, se concedió importancia fundamental a la posibilidad de crear en todas las viviendas corrientes de aire, que la cruzaran a conveniencia de las condiciones climatológicas del momento. Queremos decir con esto que, dadas las características de la zona, tienen en la misma gran importancia la existencia de dos vientos dominantes normalmente procedentes bien del Mediterráneo (levante, o bien de tierra, o lo que es equivalente de la zona del Mar Menor (lebeche)

Estos dos vientos, por el hecho de circular el aire sobre la superficie de los mares, son vientos más bien frescos que suavizan las condiciones de temperatura en la época estival. Sin embargo, en muchas ocasiones, su fuerza puede ser excesiva, y por lo tanto resultar conveniente defenderse de los mismos buscando un refugio o socaire, al abrigo de cualquiera de estas orientaciones. Conforme a lo anterior, se llega a la solución de agrupar tres viviendas por planta en estrella de tres puntas, con el núcleo central triangular que aloja las comunicaciones verticales.

Las fachadas responden totalmente a las plantas proyectadas y se acusan fundamentalmente en las mismas los voladizos de las terrazas en los extremos de las alas.

Junto a los ángulos que forman las alas aparecen las terrazas de tendedero de servicio, que marcan la verticalidad del núcleo central”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here