ANSE propone la demolición de edificios y puertos en La Manga para recuperar el Mar Menor

2
Ayer se celebró la primera jornada organizada por la Plataforma
Ayer se celebró la primera jornada organizada por la Plataforma "Pacto por el Mar Menor". / JOSÉ NAVARRO

Durante la primera charla organizada por la plataforma “Pacto por el Mar Menor” el director de la Asociación de Naturalistas del Sureste, Pedro García, abogó por la necesidad de comprar por parte del Estado edificios y viviendas construidos en espacios “que nunca debieron ser urbanizados” para demolerlos y recuperar entornos diáfanos en La Manga. Según ANSE existen numerosos inmuebles que pueden ser comprados con un gasto global inferior a lo que se ha gastado en el aeropuerto “sin aviones” de Corvera o en desaladoras “que no desalan”. García añadió que ya había entregado una detallada relación de estos inmuebles al Ayuntamiento de San Javier para que lo estudien.

Además, la asociación ecologista considera que también deberían ponerse en marcha programas de demolición de puertos en toda la zona sur de La Manga.

Otro importante y llamativo dato que se oyó durante las charlas fue la que aportó el profesor de Economía de la Universidad de Murcia, Manuel Tovar, quien afirmó que acabar con los vertidos que la agricultura tira al Mar Menor a través de sus ramblas supone meterle mano al doce por ciento del PIB de la Región de Murcia “con cerca de setenta mil personas ocupadas en el sector y que genera casi treinta mil millones de euros”. Algo realmente complejo para lograr ese necesario equilibrio entre la Economía regional y le preservación de la laguna. “No tenemos —afirmó— la fórmula mágica” aunque no dudó que el paso de secano a regadío en el Campo de Cartagena, gracias al trasvase Tajo-Segura, ha empeorado la situación.

En cualquier caso, como afirmó el también profesor de la Universidad de Murcia y abogado ambientalista, Eduardo Salazar, el Mar Menor se encuentra ultraprotegido sobre el papel con numerosas normativas procedentes de la Unión Europea pero “abandonado” a su suerte dado que, pese a conocerse perfectamente los delitos medioambientales que se han cometido sobre la laguna, existe una total impunidad “por falta de medios y por normativas repartidas entre las tres administraciones”. En cualquier caso, afirmó, la Red Natura 2000 es un buen punto de partida para definir exactamente qué se puede o no hacer en el Mar Menor.

Por último, el representante de los vecinos afectados por las riadas, Ángel Monedero, expuso la situación en la que se encuentra en la actualidad las poblaciones ribereñas por culpa de estos cambios en la agricultura del Campo de Cartagena haciendo un repaso a la enorme cantidad de normativa proteccionista que hay sin que, a fecha de hoy, “la Región de Murcia haya aprobado aún ni una sola normativa ni plan alguno de gestión integral o protección medioambiental de la Red Natura 2000”.

El próximo jueves tendrá lugar la segunda sesión de charlas organizada por la citada Plataforma cuyo único objetivo, añadió su coordinadora Isabel Rubio, es intentar “recuperar el paraíso perdido o, al menos, evitar que se acabe perdiendo”.

A esta primera jornada asistieron casi doscientas personas que ocuparon el Paraninfo de la Universidad de Murcia.

2 Comentarios

  1. Lo que se indica de demoler edificios que no debían haber sido construidos, me parece que habría que matizarlo.
    Si alguien realiza una construcción fuera de la ley, es lógico que se enfrente a la demolición de la misma, pero habría que distinguir los que se hicieron en momentos en que la normativa no existía o era diferente y que las personas que los adquirieron lo hicieron con un esfuerzo importante y cumpliendo lo que en ese momento era legal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here