Novo Carthago y la ITI del Mar Menor, ¿compatibles?

1
En uno de los pocos espacios vírgenes presentes en el Sur del Mar Menor está prevista la construcción de diez mil nuevas casas
En uno de los pocos espacios vírgenes presentes en el Sur del Mar Menor está prevista la construcción de diez mil nuevas casas / J. LORENTE

banner opinión

Cuando el Reino de España presentó en su día el proyecto para que la Región de Murcia recibiera una importante cantidad de dinero de la Unión Europea con destino al maltrecho Mar Menor, ¿sabía ya que la moratoria de construcciones urbanísticas en su costa era sólo provisional y que más pronto que tarde íbamos a volver a los irresponsables y locos noventa?

Los políticos que vieron un “chollo” en la ITI, ¿ocultaron a Bruselas que Novo Carthago era un monstruo de diez mil casas a orillas de la laguna que iba a iniciarse en breve? ¿sabían también que Cala Reona iba a ser urbanizada en pleno pre-parque de Calblanque? ¿eran conocedores que en el Plan General de Ordenación Urbana de Cartagena sigue vigente un macro proyecto urbanizador para El Vivero o que La Manga Club sigue creciendo hacia un parque regional fuertemente protegido por la propia UE?

Si lo desconocían deberían pedir perdón humildemente a Europa y anunciar que su falta de información les hizo presentar un proyecto de preservación del Mar Menor, y sus alrededores, incompatible con estos nuevos datos que ya han salido a la luz pública.

Y, cómo no, renunciar a esas ayudas dado que difícilmente vamos a poder cumplir con ningún objetivo de preservación y saneamiento de la laguna.

Claro que si sabían de todo esto, simplemente, han prevaricado sabedores de que una presión urbanística añadida de este calado va contra los principios conservacionistas presentes en el espíritu de las normas ITI, creadas por Bruselas precisamente para salvaguardar espacios naturales de todo el cemento y mierda que se le avecina.

En uno de los pocos espacios vírgenes presentes en el Sur del Mar Menor está prevista la construcción de diez mil nuevas casas
En uno de los pocos espacios vírgenes presentes en el Sur del Mar Menor está prevista la construcción de diez mil nuevas casas / J. LORENTE

Lo que no debería resultarles sorprendente a los dirigentes europeos es esta picaresca patria: pillo dinero con la excusa de que voy a salvar el Mar Menor y me lo gasto en paseos marítimos, puntos de atraque y servicios para las futuras urbanizaciones “como si la cosa no tuviera nada que ver”. Luego, cuando dentro de veinte años me pidan explicaciones y fiscalicen las ayudas recibidas ya veremos qué les contamos y, si nos sancionan, que lo pague el Estado.

El sur del Mar Menor depende de un Ayuntamiento, el de Cartagena, endeudado hasta las cejas y sin ideas. Pobre y algo “limitado” no sabe cómo equilibrar sus cuentas si no es volviendo a lo que hizo en los ochenta y noventa: recibir dinero de la construcción para mayor gloria de su casco antiguo.

No podemos dejar en manos de un Ayuntamiento, que ignora sistemáticamente su comarca, medio Mar Menor. Como tampoco podemos dejarlo en manos de un Gobierno regional empequeñecido y acomplejado tras tantos años de soberbia y corrupción.

Quizás la Comisión constituida en la Asamblea Regional sea el punto de cordura necesario al estar formada por políticos “limpios” y ajeno a viejos estilos de hacer política que tantos problemas nos ha ocasionado. Pero no olviden lo que le pasó, allá por los ochenta, a Carlos Collado cuando decidió paralizar veintitantas obras previstas en La Manga a la espera de una Ley que protegiera la laguna: que la Justicia acabó dando la razón a los promotores y esa suspensión cautelar se quedó en agua de borrajas.

En todo caso si la Comisión demuestra, con datos objetivos no maquillados, que la preservación del Mar Menor y su entorno es incompatible con estas nuevas macrourbanizaciones lo que deberíamos hacer todos los murcianos es, simplemente, renunciar a los millones de la ITI.

Al menos, por primera vez, dejaríamos de ser tramposos y la clase política podría alardear de cierta coherencia ética.

1 Comentario

  1. Muy buen artículo, José Luis, me sumo a tus reflexiones. Lamentablemente la política de nuestro País y de nuestro Región está tan acostumbrada a no dar nunca marcha atrás ni a reconocer errores, atajos y disimulos que difícilmente aceptarán una rendición -de cuentas honestas y planes limpios en este caso- y demostrar que se puede empezar de cero con las manos limpias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here