Los guardianes del Mar Menor

1

banner opiniónTienen solamente 11 años y pronto pasarán a Sexto curso de Primaria, pero este verano ya han demostrado que la ilusión y la esperanza de los niños es la mejor herramienta para cambiar el mundo. Se han empeñado en conquistarnos y demostrarnos que La Manga puede ser un paraíso natural y una perla del turismo al mismo tiempo y que el Mar Menor se debe conservar porque merece ser un Parque Natural.

Sus 134 propuestas para mejorar el Mar Menor y La Manga no han pasado desapercibidas ni en el Gobierno Regional de Fernando López Miras, ni en la Asamblea Regional presidida por Rosa Peñalver ni en la Dirección General del Mar Menor de Antonio Luengo. De una forma o de otra, estas tres personalidad que tienen mucho que decir sobre el Mar Menor y las decisiones sobre el entorno de la laguna salada, les han felicitado y se plantean visitarles cuando se retome el curso.

La razón de su defensa de la naturaleza y de su interés en mejorar nuestro Patrimonio medioambiental no es otra que haber tenido que sacrificar la excursión de final de curso a Los Nietos.

La clase de Quinto A del Colegio Público La Asomada se quedó sin día de playa. Lo habían planificado como una salida en tren FEVE desde Cartagena hasta Los Nietos con sus tutores pero las últimas noticias sobre el estado del Mar Menor dieron al traste con el plan.

Finalmente pudieron visitar la Asamblea, pero su tristeza era evidente por haber perdido una jornada al aire libre entre juegos y rodeados del Mar Menor.

Francisco Ruiz Salmerón, su tutor, decidió proponerles que analizaran que ocurría en este paraíso de nuestra costa y comenzaron a buscar información, leer artículos e identificar causas de la contaminación. Su primer paso fue identificar cuatro bloques de problemas: contaminación, pérdida de ecosistemas, desequilibrio entre desarrollo humano con la naturaleza y necesidad de un turismo sostenible.

Después comenzaron a llegar las propuestas con la colaboración de familiares, vecinos, comunidad educativa,… y así hasta 134 que irán creciendo a partir de septiembre.

¿Qué nos aportan estos niños y niñas de Quinto Curso? Mucha frescura, ternura para el Mar Menor pero sobre todo ingenio y creatividad para adoptar soluciones a problemas enquistados: Una Vía Verde Circular que recorra todo el círculo de costa del Mar Menor y desestacionalice el turismo, La Gran Vía como un paseo escultórico donde los adoquines borren las aceras (cota cero) y se pueda pasear en armonía con el transporte público, un barco eólico solar para pasear por nuestros Mares (existe en Lago de Sanabria), usar cremas solares biodegradables, aparcamientos disuasorios para turistas en las afueras y conexiones con distintos puntos del Mar Menor y La Manga, crear jardines dunares en solares abandonados, crear varias piscinas temáticas en La Manga (toboganes, terapéutica, olas, trampolines) para atraer el turismo, un Museo sobre pecios y El Sirio, un barco con visión submarina para conocer los fondos; esculturas gigantes de caballitos, nacras y demás fauna como atractivo; instalación de un Aquarium Universidad en Cabo de Palos donde criar fauna en peligro y analizar aguas de los mares, un albergue internacional de ornitología en Marchamalo, … y así hasta 134 propuestas que irán aumentando con las aportaciones que pueden hacer llegar a [email protected] el correo electrónico de su tutor.

Los alumnos no quieren escuchar ni que habría que tirar La Manga y hacerla de nuevo ni que el Mar Menor no tiene solución. Ellos prefieren que las pequeñas soluciones, el diálogo y el mimo a nuestros mares consigan recuperarlos completamente.

Francisco Ruiz Salmerón

1 Comentario

  1. Es estupendo , hay que recordar el dinero despilfarrado en estudios y proyectos aprobados y abandonados. Uno especial para separar personas y autos: conectar en tres fases los tramos de paseo inconexos en la vertiente del Mediterráneo, fases abandonadas, para tener un paseo marítimo con carácter y no trozos sueltos sin conexión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here