Los orígenes del faro de Cabo de Palos (I)

0
Plano del Mar Menor de Ascensio de Morales, del siglo XVIII, donde aparece dibujada la antigua torre de vigía de Cabo de Palos derribada para construir el faro / JLD

El 18 de noviembre de 1848 aparece publicado en el Servicio Histórico Militar un documentado informe, denominado “Planos, vistas y perfiles de las torres de Pormán, Cabo de Palos y Estacio”, del maestro mayor de fortificaciones José Polo y Pavía y dibujos de Vicente Casanovas, donde se describe la que era la antigua torre de vigía que había en lugar del actual faro de Cabo de Palos.

La torre terminó de construirse, según certificación presentada por una comisión de regidores de Murcia, el 21 de julio de 1581.

Se consideraba, dentro de la red de torres de vigilancia costera, como de primera categoría y se le asignó una dotación de tres vigilantes con un sueldo mensual de treinta reales cada uno. Su constructor, Pedro de Aguirre, natural de Caravaca, tuvo que construirla teniendo en cuenta su defensa con armamento de la época: falconetes y pezuela de campaña.

Los planos debían servir para poner en marcha la futura construcción del actual faro en lugar de la anticuada torre defensiva.

Y así fue como, el 8 de diciembre de 1852, el ingeniero de Caminos de Caminos, Canales y Puertos, Constantino Germán, elabora un extenso informe denominado “Informe, presupuesto y pliego de condiciones facultativas acerca del proyecto del faro que debe construirse en el Cabo de Palos” donde sugiere, tras un pormenorizado análisis de la situación de la torre, de la necesidad de derruirla para la construcción del proyectado nuevo faro. Es el certificado de defunción de la vieja torre:

Un torreón antiguo, formado a lo que parece de una masa enorme de mampostería ordinaria… …corona este torreón una plataforma enlosada resguardada con un antepecho todo alrededor, de un metro de altura y medio de espesor, que tiene una abertura o cañonera en cada lado, resaltando un cordón grueso en la parte inferior del antepecho o superior del torreón que separa un miembro de otro. Este torreón se halla cerrado por todas partes, sin presentar más que una ventana pequeña en la cara que mira al SW… …por la que se verifica la entrada al interior de éste por medio de una escala de cuerda –o mejor dicho de soga- que hay ya muy vieja y gastada.

…se hallan disminuidas y sueltas las piedras de las paredes, sobre todo en el suelo, por lo que sería muy expuesto darle por sólido y levantar sobre él la torre que ha de sostener la luz (del faro).

Entiendo que lo mejor sería demoler el torreón y edificar después sobre el mismo sitio el faro”.

Trece años más tarde, concretamente en enero de 1865, aparece por fin un pormenorizado artículo de Churruca Brunet en la Revista de Obras Públicas (número 20 páginas 245-250) donde se detalla el nuevo faro de Cabo de Palos inaugurado ese mismo año.

Bajo el título “Faro de Cabo de Palos, apuntes relativos á su construcción” el citado ingeniero, que trabajaba a las órdenes de Leonardo de Tejada, ofrecía a los lectores de esta revista especializada los planos de alzado y sección del edificio, el sistema de elevación de los materiales e, incluso, el corte esquemático del terreno sobre el que se construyó el faro aprovechando la ubicación de la antigua torre de vigía del siglo XVI demolida para la ocasión.

Dejando a un lado los aspectos técnicos de su construcción es interesante señalar la lectura que el ingeniero hace del suelo sobre el que se va a asentar el faro:

Cualquier que conozca la costa comprendida entre Cartagena y Cabo de Palos, no podrá menos de haber reconocido en muchos puntos las grietas y hendiduras de grandes masas que se notan en toda la formación, debidas sin duda á sacudimientos interiores, algunos de los cuales como el que debe su existencia el mar Menor, son de una época geológica muy reciente”.

En cuanto a los pasos previos:

…la primera operación que se hizo fue desmontar la torre vigía antigua y la cabeza del con hasta un plano de nivel elevado á 30 metros sobre el mar, con lo cual se conseguía tener una explanada suficiente para emplazar parte del edificio y depositar los materiales durante la construcción”.

…para empotrar la torre en el terreno de una manera conveniente, se tuvo que abrir una excavación hasta un plano cuatro metros inferior al de erección; el fondo se igualó y enrasó perfectamente con una capa de hormigón hidráulico de 0,20 metros de espesor, sobre el cual se sentó el macizo de sillería que constituye el cimiento.”

Ya en el apartado “construcción del edificio y torre” Evaristo de Churruca se vanagloria de la simplicidad de los dos aparatos que fueron necesarios para construir el faro:

…casi se puede asegurar que se habrán construido pocos faros de estas dimensiones con aparatos tan sencillos como los que se han empleado en el faro de Cabo de Palos. Dos son los aparatos empleados.

…El primero es una percha compuesta de dos brazos, uno vertical y otro horizontal.

…El segundo aparato es una cábria de tres piés, hecha con suma sencillez por medio de tres tablones de 3,50 metros de longitud y una sección de 0,15 x 0,075… Con un aparato tan sencillo se han elevado á grandes alturas sillares de mas de 2.400 kilogramos de peso”.

Comparativa de los coeficientes de estabilidad de algunos faros europeos con respecto al nuevo de Cabo de Palos, publicado en el mencionado informe / JLD

De todos los aspectos técnicos desarrollados en el artículo es curioso reseñar aquél donde explica el “coeficiente de estabilidad” del faro. Según Churruca el faro no presenta mucha estabilidad con respecto a otros europeos:

El coeficiente de estabilidad ζ relativo al empuje del viento, se ha determinado suponiendo que el esfuerzo de este sea de 275 kilogramos por metro cuadrado.

La relación ζ = 1,634 que es, digámoslo así, la medida de la solidez de la torre, nos muestra al compararla con la de otros faros, que no presenta la obra que tratamos una excesiva estabilidad”

El aparato óptico instalado, fabricado por la casa Henry Lepaute de París, costó 78.255 francos y su gasto fue aprobado en una Real Orden con fecha 24 de febrero de 1857.

El expediente original con sus características se conserva en el Archivo Histórico Nacional (AHN, Obras Públicas, legajo 15.224) bajo el título “Memorie de la forniture d’un appareil catadioptrique de premier ordre a l’eclipse de 60’’ en 60’’ en eclats prolongues, avec sa lanterne pour le Phare du Cap de Palos”.

¿Quieres leer la 2ª parte de este artículo? Pincha aquí: Los orígenes del faro de Cabo de Palos (y II)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here