“El Cebollo subió el ritmo y por eso lo han trincao”

1
Efectivos de la Policía Nacional que participaron en la redada del pasado miércoles.
Efectivos de la Policía Nacional que participaron en la redada del pasado miércoles. / C. YLLÁN

“Era normal con el ritmo de vida que llevaba. Empezó a hacer comilonas, coches y anunciarlo por redes sociales y al subir ese ritmo, lo han trincao”. El que habla es un cliente habitual de los garitos que montó por el litoral del Mar Menor el Cebollo, que razones de seguridad ha preferido mantenerse en el anonimato. La persona de la que habla fue detenida el miércoles en el transcurso de la operación «Ness» y  según la policía era el cabecilla de una red que vendía cocaína desde Los Belones hasta el final de La Manga del Mar Menor.

Todavía se sigue hablando del espectacular despliegue de más de un centenar de agentes de Policía Nacional que el miércoles detuvieron a siete personas por venta de cocaína por todo el litoral de Cartagena. Según fuentes policiales, al cabecilla de la banda se le conoce popularmente como el Cebollo, una persona conocida en el Mar Menor que no llega a los 40 años al que no se le conoce trabajo en los últimos tiempos. Vivía en un ático en una urbanización de El Estacio, al final de La Manga, y su alto tren de vida le ha delatado. En los últimos meses los agentes comenzaron con la Operación Ness y comprobaron que las ostentaciones del cabecilla no se correspondían con su actividad laboral.

Al principio era precavido, pero en los últimos meses el ritmo de gasto subió demasiado y los agentes lo observaron. Según la investigación, nunca llevaba grandes cantidades de estupefacientes y lo distribuía por toda la red de inmuebles para que sus empleados hicieran lo mismo. Montó una red desde Los Belones a La Manga. Tenía pisos alquilados en Los Belones, Playa Honda, El Zoco y en El Estacio donde colocaba a un par de hombres a los que pagaba por estar en la vivienda y vender. Los agentes también comprobaron que algunos de sus empleados ostentaban un ritmo de vida alto y llamaban la atención.

Es lo que ocurrió con la pareja detenida que vivía en Los Belones, cuya  mujer frecuentaba bastante un salón de juegos donde siempre pagaba con billetes de 50 euros y tomaba chupitos de alcohol de alta graduación. La pareja no se relacionaba con los vecinos, que escuchaban frecuentes peleas entre los dos y un gran trasiego de entradas y salidas a la vivienda, sobre todo por las noches.

1 Comentario

  1. Claro esta,que el asunto de las drogas está muy extendido,pero tan bien está claro que tanto La Guardia Civil,como La Policia Nacional están al tanto.Solo desde mi comentario sugiero que las personas que tenemos hijos y nietos,jóvenes,sepamos orientarlos y estar ojo avizor,para impedir que estas redes de desalmados,campen a su aire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here