La movilización vecinal, clave para una manifestación histórica por el Mar Menor

4
Los Urrutias tras el temporal de septiembre / DLM

Les pongo al día:

“La Confederación Hidrográfica del Segura estrecha el cerco a 1.600 hectáreas de regadío ilegal en la zona del Mar Menor” – La Verdad.

“La Comunidad da el carpetazo definitivo a Puerto Mayor” – La Verdad.

“Un vertido de residuos fecales acaba en el Mar Menor tras las intensas lluvias de este martes” – La Verdad.

“La Cofradía de Pescadores cesa su actividad hasta enero” – Onda Regional de Murcia.

“Coag y Fecoam coinciden sobre el Mar Menor: o que era de secano, que vuelva a ser de secano” – La Verdad.

“Expertos del Comité Científico del Mar Menor se plantan ante la falta de independencia y la tergiversación de su trabajo” – Infolibre.

Nada mal para una sola semana ¿no? Eso sin olvidar los ingeniosos reproches entre las distintas formaciones políticas, que también han sido noticia con motivo del pleno monográfico sobre el Mar Menor en la Asamblea Regional.

Y, entre tanto caos y deriva política entre administraciones, están los vecinos, movilizándose como nunca. Decenas de voluntarios gestionando la protesta, actualizando las redes sociales las 24 horas del día y contactando con cualquier persona con un mínimo de influencia en nuestro país que se preste a visibilizar el desastre ecológico. Pancartas, camisetas, flyers, manifiestos, concentraciones previas y hasta el más mínimo detalle, como un simple logo, puede llevar horas o días de esfuerzo, trabajo y mucha coordinación. Sin embargo, el hartazgo y la rabia es tan generalizada que el cansancio ni lo sienten.

De nuevo, podría ser la típica discusión de pareja, como me comentaba un vecino de Los Urrutias hace un par de días: “Esto es como el matrimonio: los vecinos salen a la calle en verano, sueltan tres ladridos, el Gobierno les dice ojos negros tienes, se lo creen y los ánimos se calman. Mientras, los cuatro gatos que vivimos aquí en invierno tenemos que aguantar el abandono de todo un año y no el de un par de meses” Afortunadamente, ya no es así, los vecinos se han cansado de discutir. Están ante el juez y los papeles del divorcio a punto de firmarse.

Y es que la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca y demás colectivos como Anse o Ecologistas en Acción, está canalizando esa rabia y descontento en organizar una manifestación sin precedentes en la Historia de Cartagena.

Autobuses desde todos los puntos de la Región partirán el próximo 30 de octubre hacia la Alameda de San Antón con el único fin exigir responsabilidades y actuaciones urgentes en la laguna salada.

Ya sean diez personas o cinco millones las que se unan a la protesta, la Favcac lo tiene claro: los que asistan que lo hagan como ciudadanos particulares. Los vecinos no quieren pancartas que politicen la manifestación ni partidos políticos que distorsionen el sentido de la misma. Quieren a un pueblo indignado y unido, sin ser fragmentado por el afán de protagonismo de otros. ¡SOS MAR MENOR!

Isabel Sánchez Cegarra

4 Comentarios

  1. Mis felicitaciones para los organizadores.
    Moraleja: que pena que tengan que ser los ciudadanos comunes o paisanos los que le pidan cuentas a este gobierno fulero de la región, en vez de la oposición política que cobra por ello…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here