MC y UP-IU Equo piden que el Ayuntamiento impida la urbanización de El Vivero en La Manga

2
Imagen de archivo de los terrenos de El Vivero tras el último temporal / JLD

El portavoz adjunto del grupo municipal MC Cartagena, Jesús Giménez, anunció ayer que su formación ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) que informe de los desarrollos urbanísticos en marcha en El Vivero de La Manga “para tener las garantías de seguridad y la legalidad”.

“Lo hacemos porque a las de ‘La Trinca’ les han entrado las prisas urbanísticas y nos huele muy mal”, ha añadido Giménez.

Concretamente, sobre el proyecto de construcción en El Vivero, el edil cartagenerista ha manifestado que “en julio, Arroyo y Castejón, con Padín de viaje en Rumanía, decidieron dar impulso a centenares de viviendas en El Vivero de La Manga a la vez que votaban en contra de la protección y declaración como BIC de las Salinas de Marchamalo”.

“Es el único lugar de La Manga dentro de nuestro término municipal donde podemos apostar por regenerar el entorno y, por supuesto, el Mar Menor. Y es sangrante que la decisión de quienes ocupan el Gobierno sea construir más viviendas y perder espacios libres», ha señalado.

Posteriormente, Jesús Giménez ha afirmado que “este asunto ha servido para dejar claro que Arroyo se debe a los promotores y a Murcia, porque a pesar del estado del Mar Menor y haberse infiltrado en la manifestación que su partido ha provocado e intentó vetar, afirma que quiere esperar a la moratoria que apruebe el Gobierno regional para pronunciarse”.

Giménez ha continuado su argumentación reiterando que “no hay otra opción que atender el grito de socorro que nos lanza el Mar Menor y toda la sociedad. La solución pasa porque se adquieran esos terrenos para destinarlos a equipamiento, bien por un acuerdo bien por expropiación, y que se haga rápido, porque cuanto más se tarde más cuantiosa puede ser la indemnización, algo que explicaría las prisas de Arroyo y Castejón en atenderlos”.

Para finalizar, Jesús Giménez ha señalado que “las administraciones central y regional deben asumir esas indemnizaciones. La segunda, como responsable directo de la situación del Mar Menor, y la primera como cooperadora necesaria por dejar hacer durante décadas a un Gobierno irresponsable”.

UP-IU Equo presentan alegaciones

Por su parte la formación Unidas Podemos IU-Equo ha anunciado que va a presentar alegaciones contra estas construcciones en el periodo que se ha abierto para la posterior aprobación definitiva del Programa de Actuación del Plan Parcial de El Vivero de La Manga.

La formación considera que existen razones medioambientales, económicas y sociales por el estado actual del Mar Menor que obliga a «la necesidad de ponerle freno al enladrillamiento del litoral cartagenero».

«Tras el deterioro creciente de espacios naturales incluida las costas del Mar Menor, el agotamiento de un modelo de crecimiento cortoplacista y, sobre todo, tras la manifestación histórica de más de 55.000 personas del 30 de octubre pasado, para la coalición queda claro que la sociedad cartagenera está marcando un rumbo muy distinto al camino que quieren seguir andando las élites económicas del municipio y sus Gobiernos que se comportan como sus fieles lacayos», ha señalado la concejala de la formación, Pilar Marcos.

“Resulta una paradoja histórica que el Ayuntamiento liderado por el PP, Cs y los tránsfugas de Castejón siga concediendo licencias para urbanizar nuestras costas mientras toda Cartagena pide a gritos por el estado del Mar Menor y por un cambio en el modelo.”

Desde el grupo municipal han remarcado la contradicción de un Gobierno «que con la boca pequeña habla de moratoria urbanística pero que a la vez corta cintas de hoteles de lujo en Los Urrutias a los que previamente se le perdonan impuestos, urbaniza los montes con pinadas históricas como el de La Concepción, y ahora concede licencias para que se construyan casi 650 viviendas en pleno litoral marmenorense… todo un rosario de inconsecuencias».

“Lo de este Gobierno -afirma Marcos- es simplemente vergonzoso. Primero porque intenta tirar balones fuera con la Comunidad Autónoma cuando la competencia en urbanismo es municipal. Segundo, porque toman a la gente por estúpida, ya que hablan de moratoria mientras que por activa y por pasiva siguen inflando la burbuja para beneficiar a ese puñado de grandes empresarios y promotores que se han forrado a costa de especular con Cartagena y terminar con nuestros espacios naturales.”

La edil ha seguido explicando que además de presentar alegaciones al proyecto, desde la coalición hacen un llamamiento al Gobierno Local a que en el nuevo Plan General se valore de verdad la necesidad de seguir ampliando el suelo urbanizable a la vista de los miles de solares y viviendas vacías que proliferan a lo largo y ancho de todo el municipio.

“Urge cambiar el modelo urbanístico que seguimos hasta ahora, el modelo del PP que ha enladrillado hasta el último rincón de Cartagena, el de las sentencias judiciales adversas pero que paga la gente, el de los proyectos fallidos como la urbanización Buenos Aires mientras que los barrios y pueblos que se caen a pedazos por falta de inversiones.”

Marcos ha continuado exigiendo al Gobierno que sea coherente y que si apuesta por la moratoria urbanística lo haga de verdad y en pleno ejercicio de todas sus competencias. “Si de verdad quieren detener el ladrillo en nuestros espacios naturales de Cartagena, lo tienen muy pero muy fácil: se trata de que en el nuevo Plan General incluyan dos medidas sencillas: 1) Frenar el crecimiento del suelo urbanizable, que es absolutamente innecesario, ya que Cartagena se encuentra repleta de viviendas vacías y solares. 2) Y mediante expropiaciones, compras y permutas, recuperar todos los espacios naturales que se puedan, incluidos aquellos que siendo clasificados como suelos urbanizables aún no se ha construido en ellos.”

Desde la coalición han enfatizado que resulta indispensable que el urbanismo se planifique de modo racional y que tenga en cuenta el interés general y la calidad de vida de la gente, y no el bolsillo de unos pocos terratenientes y grandes especuladores, que se han servido de Cartagena cual señores feudales, y que han tenido a los Gobiernos de rodillas con el fin de lucrarse con los negocios de la agricultura intensiva, la especulación con los suelos contaminados por la minería y los pelotazos urbanísticos en nuestros espacios naturales más valiosos.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here