Fibra de amianto abandonada en Calblanque

2
Antiguas conducciones revestidas con fibra de amianto permanecen abandonadas dentro del Parque Regional de Calblanque.
Antiguas conducciones revestidas con fibra de amianto permanecen abandonadas dentro del Parque Regional de Calblanque. / P. CONESA

Es un peligro que conocen desde hace años y al que no se le pone remedio. Incluso, miles de personas han pasado por su lado sin saber que su exposición es nociva para la salud. Más de medio centenar de tubos de fibrocemento, con un alto componente de fibra de amianto, llevan años abandonados en el Parque Regional de Calblanque sin que sus responsables hayan hecho nada por retirarlos. Los vecinos han informado en multitud de ocasiones, pero el elevado coste que supone su retirada, ya que el trabajo debe ser realizado por una empresa especializada, hace que no se haya hecho nada aún y que empeore el estado de un material que tiene prohibida su venta desde 2001 debido a su alto poder cancerígeno.

Los tubos se encuentran en un sendero que va desde el Cabezo de La Fuente hasta Las Jordanas, pegado a la ladera del monte, un lugar frecuentado por senderistas o ciclistas que conocen la zona y que da acceso a las playas de Calblanque. Los primeros tubos podemos verlos semienterrados y rotos en la urbanización privada de Los Chopos que hacía la ladera del monte donde anexo al sendero se ven las tuberías que hace años se utilizaron como canalización de agua potable. Este tipo de construcciones se hacían por los años sesenta o setenta. Las hay de todo tipo. Algunas enterradas, otras totalmente al descubierto y muchas rotas y esparcidas en miles de pedazos que posiblemente han sido rotos por la acción humana.

La conducción con fibra de amianto se extiende a lo largo de decenas de metros / P.C.
La conducción con fibra de amianto se extiende a lo largo de decenas de metros / P.C.

El amiento es una amenaza silenciosa y su exposición al polvo supone un riesgo para la salud cuando existe un deterioro, rotura o fricción del material ya que se liberan las fibras que entran por las vías respiratorias para dañarlas. Si una persona ha tenido un solo contacto, no hay riesgo para la salud pero si el contacto es frecuente, es más peligroso y es lo que denuncian los vecinos de Calblanque. Según datos de la Organización Mundial del Trabajo la exposición a este agente tóxico se cobra la vida de cien mil personas al año, riesgo que conocen muy bien los trabajadores de la antigua Empresa Nacional Bazán, que estuvieron expuestos a este material durante años y que sufrieron, muchos, serios problemas de salud.

Según Pedro García, miembro de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), lo normal es que cuando se confirme la presencia de fibra de amianto en alguna estructura o edificación se proceda a exigir a los titulares de los terrenos o explotación su inmediata retirada para evitar una mayor exposición medioambiental de este elemento tan peligroso algo que, hasta ahora, no se ha hecho en un lugar tan especialmente protegido como es un Parque Regional.

Por Pedro Conesa y José Luis Domínguez.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here