¿Por qué no se le hace caso al Instituto de Oceanografía sobre el estado del Mar Menor?

0
Aspecto que presentaba el Sur del Mar Menor a principios de julio.
Aspecto que presentaba el Sur del Mar Menor a principios de julio. / DLM

La Federación de Vecinos de Cartagena y su Comarca se pregunta por qué no se le hace caso a un estudio de la Universidad de Alicante-Instituto Español de Oceanografía que se hizo en mayo en el que constata el aumento de microalgas nocivas y da las posibles soluciones para remediarlo.

Sus resultados están entre la documentación que tiene la Fiscalía sobre la acusación a quince empresarios por la contaminación de la laguna salada.

El servicio de Sanidad Ambiental de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad publica los estudios semanales y asegura que todos son positivos, unos muestreos de los que no se fían los vecinos ya que consideran que «no existe objetividad al hacerlos un organismo que depende de la comunidad autónoma».

La Federación de Vecinos se fía más de los análisis de la Universidad Alicante y piden que se les haga caso. “Nadie nos ha propuesto nada y creo que la sensación de suciedad en las aguas es evidente en algunas zonas. Y existen riesgos que deben ser investigados sobre todo en el consumo de mejillones, berberechos y navajas. Se deben hacer análisis periódicos porque el fitoplancton cambia rápidamente y puede empeorar”, alerta el investigador de la Universidad de Alicante que ha realizado el estudio, Javier Aguilar.

El profesor del Departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada explica las razones del aspecto de “sopa verde” que presenta el Mar Menor. En el estudio, que recibe el nombre de «Evaluación del estado y composición de la Comunidad Fitoplanctónica de las aguas del Mar Menor», constata un aumento de microalgas nocivas a raíz de unos análisis que se tomaron en febrero en quince puntos distintos de la laguna.

El informe, al que ha tenido acceso Diario de La Manga, surgió de unas muestras que recogieron unos pescadores y que fueron enviadas al Instituto Español de Oceanografia (IEO de Murcia) situado en San Pedro del Pinatar. Éstos encargaron el estudio a la Universidad de Alicante quienes pidieron permiso para realizar más análisis. Se tomaron el 18 de febrero y los expertos tomaron las suyas semanas después.

La profesora del departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada, Francisca Jiménez, lamenta el poco seguimiento que desde la Comunidad Autónoma se ha hecho sobre sus resultados. Se hizo con recursos propios porque había que estudiar qué pasaba en el Mar Menor. Las conclusiones que se extrajeron sobre los análisis de febrero pueden haber cambiado y eso debería estar controlado”, explica la profesora.

Los investigadores consideran que la situación, en cualquier caso, se puede considerar alarmante. Cuando la densidad de estas microalgas es de un millón de células por litro de agua existe cierto peligro, pero en algunas muestras había más de medio millón y en algunas zonas se superaba el millón. Según el estudio, la mayor parte de esta concentración se encuentra en zonas de Los Urrutias y Mar de Cristal.

La alta concentración de algas de más de un millón de células por litro hace que se pueda hablar de un fenómeno de marea roja, con importante consecuencias en los ambientes marinos. Se advierte, que esto es resultado de un día de muestreo y se piden más control sobre esas zonas para “determinar si estamos en una dinámica ascendente o descendente dentro del propio evento de marea roja”.

En cualquier caso la “presencia de un episodio de floración algal nociva es evidente” y recomiendan precaución a la hora de consumir especies como berberechos ya que acumulan toxinas que proceden del agua que filtran.

Desde la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y su Comarca, creen que la Comunidad no ha tenido en cuenta este análisis “porque no les favorece” y reclama que se hagan público todos los muestreos porque, a pesar de que se está recuperando la transparencia en algunas zonas, “vemos que la situación no mejora”.

Conclusiones del estudio

Estas son las conclusiones del estudio que ha realizado la Universidad de Alicante, en su departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada, sobre el Mar Menor y que han sido «aparcadas» para trasladar a la Universidad Politécnica de Cartagena los posteriores análisis semanales que son anunciados por la Comunidad Autónoma y publicados en su web:

  • Todas las muestras poseen elevadas abundancias celulares, y tanto los valores como las composiciones de especies obtenidas indican que existe un evento de Floración Nociva Algas (FAN) en el Mar Menor.
  • Las comunidades fitoplanctónicas están dominadas por especies de dinoflagelados, del género Gymnodinium sp con varias especies, entre las que destacan la denominada sp#2 y G. cf aureolum y diatomeas: cylindrotheca closterium y Pseudo-Nitzschia cf delicatissima complex.
  • El género Gymnodinum sp es considerado como productor de toxinas del grupo de las Saxitoxinas, causantes del síndrome conocido como PSP – Paralytic Shellfish Poisoning; indicar que no todas las especies de este género son productoras de toxinas.
  • Gymnodinium cf aureolum es una especie característica ictiotóxica, por lo que puede afectar a la fauna marina.
  • La especie Cylindrotheca closterium es la especie de diatomea con mayor abundancia y representación en las muestras analizadas. Es considerada una especie fitoplantónica nociva por la producción de mucílagos cuando está presente en elevadas concentraciones, situación observada en las muestras analizadas en el estudio previo.
  • Para determinar y establecer una alerta sanitaria por toxinas es necesario realizar análisis de los organismos que pueden llegar a ser consumidos por el ser humano y determinar la existencia de toxinas. De la misma forma, es necesaria la realización de análisis del medio acuático con el mismo objetivo. La sola presencia de especies consideradas nocivas y/o tóxicas, no es requisito único para establecer alertas por toxicidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here